Blog

Autos Deportivos, Disfruta del Camino.

Atrás han quedado los tiempos en los que los Autos Deportivos eran solamente auténticos caballos salvajes y desbocados que sin control ni elegancia mostraban su poderío en caminos rectos, y aunque existen muchos y de distintos precios, siempre encontraremos amantes y apasionados defensores de su existencia.

Cada que hablamos de ellos podemos encontrar miles de pruebas, comparaciones y opiniones en la red, millares de fotos que resaltan su belleza y poderío, así como numerosos artículos que hablan de sus precios, terminaciones y potencia, pero sin duda alguna nada ni nadie será capaz de transmitir por ninguno de estos medios la verdadera esencia de su existir. Esa esencia que sólo se descubre al estar detrás del volante de alguna de estas maravillosas maquinas

No es sólo saber cuál fue su precio, ni tampoco el reconocimiento que se tiene dentro del medio automotriz. Es la suerte de aquellos que logran estar detrás de uno de estos volantes, la que se entiende con el rugir de la máquina, el poder que corre por las manos al sentir esa chispa que enciende el motor y la fuerza que nos recorre por la mano y sube por el brazo al realizar los cambios de velocidades. Es un arte como el amor y  al igual que los amantes, cada piloto tiene su estilo y sus preferencias, por eso en las siguientes líneas, hablaremos de dos de nuestros favoritos: Ford Mustang Shelby y Chevrolet Camaro.

Y aunque si bien la eterna batalla entre el Ford Mustang Shelby y el Chevrolet Camaro ha sido una tendencia constante entre los amantes de la velocidad, no es precisamente una comparativa perfecta, ya que el primero explota sus 5.2 litros en motor, mientras que el segundo aprovecha su motor  de 6.2 litros. Tienen diferentes tipos de inducción y eso sólo nos genera una competencia un tanto desigual, no por calidad sino por estilos. No debemos comparar peras con manzanas, y  aunque de ambas frutas podemos obtener algo tan delicioso como la sidra, su sabor simple y sencillamente siempre será diferente.

Sin embargo a pesar de sus diferencias no hay duda alguna de que ambos son los Autos Deportivos  símbolos de sus respectivas marcas y eso ya es motivo suficiente para hablar de ellos. Son los T-Rex de su cadena alimentaria y su precio aunque no igual, si es comparativo. Por un lado Camaro con su valor aproximado de un millón doscientos dieciocho mil pesos y el Mustang de un millón doscientos setenta mil pesos.

Aunque los precios bien podrían parecernos intimidantes, todos aquellos que hemos conocido el poder detrás de su volante coincidiremos en que es una verdadera ganga que bien vale, cada centavo pagado.

Sus condiciones son tan cómodas como las de un Porsche GT3 donde el entusiasmo resulta una experiencia maravillosa. Son máquinas tan impresionantes que quizá en una carrera a máxima velocidad y bajo las mejores condiciones sólo serían superados por un McLaren 570S, superando Autos Deportivos de la talla de un Porsche 911 Carrera S, un Audi R8 V10 Plus, un Acura NSX, un Corvette Grand Sport o incluso un Dodge Viper ACR, y aunque todos son autos serios en el terreno deportivo e incluso algunos catalogados como Superautos, Las condiciones del Mustang y el Camaro así como su experiencia de manejo resultan evidentemente superiores.

Para los amantes de ambos iconos, resulta una noticia excitantemente brillante; tal cual como si fuese magia.

Pero seamos realistas y objetivos; no dejemos que la velocidad haga que olvidemos algo tan importante como la seguridad; rubro donde ambos tiene un desempeño de frenado distintivo de un primera clase; los pilotos expertos en sus manejos, coinciden con una idea. “Los frenos son mucho más efectivos de lo que se sienten”

Dados estos datos técnicos regresemos con los mortales como nosotros, quienes solo disfrutamos su velocidad ya que siendo propietarios de cualquiera de estas dos bellezas no contrataremos pilotos profesionales, ni probaremos nuestras habilidades al volante en un circuito especialmente preparado para ello. Para cada uno de nosotros lo importante será la experiencia porque al final es eso uno de los motivos por lo que podríamos comprar Autos Deportivos de este tipo. Nada como disfrutar el ruido que desprenden sus escapes agresivos y sus potentes arranques.

Y ni que decir de la vista que tendremos de los interiores como conductor, son Autos Deportivos que brindan la sensación de estar a bordo de autos de lujo., andares excelentes y experiencias inigualables; cada minúsculo detalle nos recuerda el tipo de bestia que estamos montando, asientos que se ajustan a la forma de cada uno de sus ocupantes y como lo mencionamos antes; escapes ensordecedores. Si de pisar el acelerador a fondo se tratase, siempre será excitante, el silbido del motor que parece pasar a nuestro alrededor.

En básicas conclusiones, no importa que semental se elija; ambos podrán enfrentarse a cualquier prueba que los sinuosos caminos le pongan enfrente. Son volantes, motores y direcciones que cobran vida, sensaciones que no cualquiera tiene el privilegio de experimentar, autos poderosos y divertidos de manejar, genialidades de la ingeniería automotriz que bien podríamos catalogar como divina, y  aunque no podemos hablar de ganadores en una batalla con tantas divergentes, si nos sentimos obligados a llamarlos Autos Deportivos supremos; es por ello que pensando en el bienestar de todos aquellos que amamos la velocidad, deseamos fervientemente que sea una batalla innegable que se convierta en una agradable guerra sin fin.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *